SOSTENIBILIDAD

¿QUÉ ES LA SOSTENIBILIDAD?

Los objetivos de sostenibilidad pueden tener distintos aspectos. En primer lugar, significa utilizar el menor número posible de recursos para su empresa. Sostenibilidad significa hacer balance de todos los procesos ecológicamente relevantes que afectan al producto o servicio en la cadena de valor.

Un pequeño ejemplo: ¿conoce los coches de aluminio MatchBox® de su infancia? Eran prácticamente “indestructibles” y las generaciones venideras siguen jugando con ellos hoy en día. ¿Es sostenible? ¡Sí! Aunque el aluminio per se no es el material más sano o ecológico, su larga vida útil contribuye significativamente a la sostenibilidad. Otro ejemplo: un fabricante de zumo de naranja tiene una nueva estrategia de marketing, anuncia la sostenibilidad y sus nuevos objetivos de sostenibilidad. Según esto, usted compra el doble de zumo de naranja en botellas de plástico que si no lo hiciera. Ahora las ventas del fabricante se disparan, pero el aspecto de la sostenibilidad no se cumple. Esto se debe en parte a que el número de botellas de plástico necesarias y otros recursos necesarios para la producción, como la electricidad y el gas, se están disparando. ¿Qué se puede hacer aquí en términos de sostenibilidad? Pues bien: sería más sostenible, más ecológico y también más sabroso exprimir uno mismo el zumo de naranja.

¿QUÉ SIGNIFICA SOSTENIBILIDAD?

Sostenibilidad significa cuestionarse críticamente si un producto o servicio, o su aplicación y producción, sigue estando justificado en el mundo actual.

Muchos de nosotros buscamos un trabajo para ganar lo máximo posible. A cambio de una remuneración, ofrecemos nuestro tiempo y nuestros conocimientos. Sólo una pequeña proporción de nosotros se dedica a crear valor para el mundo y las generaciones futuras. Muchos trabajadores están empleados por las mayores empresas del mundo. Entre ellos, gigantes industriales como Bayer, Coca Cola, VW, Samsung y similares. Así se apoya a estas empresas de larga tradición y se garantiza que puedan seguir funcionando con éxito. Al principio no hay nada malo en ello y es perfectamente legítimo. Sin embargo, la mayoría de estas grandes empresas tienen algo en común: saben cómo ganar dinero y hacerlo de forma sostenible. Una palabra clave que encaja bien en este punto es “punto de ruptura predeterminado”. Ahora se sabe que, tras un cierto periodo de uso, las piezas se rompen o dejan de funcionar, de modo que el consumidor tiene que comprar algo nuevo, lo que no es un desarrollo sostenible. Por otra parte, el lobby o grupo de interés correspondiente, dotado con mucho dinero de las empresas, se encarga de convencer a los consumidores de que un determinado producto o servicio sigue siendo el mejor y de que no hay que cambiar a otras alternativas. Hay numerosos ejemplos para esta tesis. Entre otros, Monsanto, la industria láctea o la industria de pesticidas de control de plagas. Hay numerosos estudios que demuestran que la mejor forma de mantener alejados a los ratones, por ejemplo en el supermercado, es con trampas y medidas de sellado. Una solución muy eficaz, sostenible y ecológica. Estas medidas ocasionan unos costes puntuales algo más elevados y a menudo no se aplican porque, a la inversa y tras esta simple resolución del problema, no se puede generar más facturación mensual, lo que no es muy sostenible.

UN EJEMPLO: SOSTENIBILIDAD ECOLÓGICA

Tienes un ratón en el supermercado y se reproduce. El veneno se pone cada semana; al fin y al cabo, mucho ayuda mucho y así se puede ganar dinero con él una y otra vez. Sin embargo, los ratones prefieren comer patatas fritas o chocolate y casi nunca muerden el cebo que se les pone. El controlador de plagas continúa con esta estrategia, señalando que de vez en cuando se encuentran ratones muertos. En lugar de esta estrategia anticuada, ya ayudaría encontrar los puntos débiles y las lagunas y sellar el supermercado.

De este modo, los ratones no pueden entrar ni esconderse. Soluciones sencillas, rápidas de aplicar y ecológicas pueden ser la lana de acero, la higiene, el sellado, los cepillos para puertas, el control de mercancías o el orden. Un estudio de Nebraska demuestra que el 85% de los problemas de plagas ya pueden eliminarse con orden e higiene. Cualquiera que haya encontrado alguna vez un ratón en una cocina abarrotada o en un desván descuidado puede imaginárselo.

Así que si el controlador de plagas se toma en serio el medio ambiente, la sostenibilidad y su trabajo, asesora concienzuda y ampliamente al supermercado. Le demuestra que sólo podrá alcanzar sus objetivos de sostenibilidad si limpia, sella o limpia. También le muestra que, en lugar de colocar numerosos cebos envenenados, sólo necesita colocar unas pocas trampas. Tan pronto como la trampa muestre una infestación después de estas medidas, por ejemplo mediante inspección visual, por sensores de pitidos o monitorización IoT, debe rectificarse el problema. A continuación, hay que pasar a las medidas de control: atrapar a los ratones de la región, posiblemente colocando más trampas y trabajando con medidas de higiene y sellado.

Un importante cliente anónimo de la industria lo ha hecho. En sus sucursales, ha eliminado el 96% de sus cajas y ha pasado de realizar visitas semanales a entre cuatro y ocho visitas al año. Un desarrollo muy sostenible y ecológicamente bueno, ya que ahora su personal o las trampas digitales han indicado la infestación. Y he aquí que el índice de plagas más allá de los 100 días ha descendido un 55%. Eso es sostenibilidad por definición: replantearse por completo un proceso o un producto -sin mirar siempre el dinero-, ser valiente y cambiar un poco el mundo, como ya nos enseñó el fundador de Apple, Steve Jobs.

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA

Ecología Sostenibilidad y economía Los objetivos de sostenibilidad no siempre son simultáneos ni van de la mano. Los responsables de muchas grandes empresas tienen una Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible diferente. Su Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible establece que alcanzarán sus objetivos de bonificación y regalías. Por supuesto, cabe suponer que también creen en el producto o servicio. También serán conscientes de la importancia del desarrollo sostenible y de los objetivos de sostenibilidad. Sin embargo, a la gente le gusta cegarse y creerse la historia de sostenibilidad de la empresa, en aras del dinero, sin cuestionarla. El gobierno federal, por cierto, no lo tiene más fácil, ya que es, por así decirlo, una gran empresa democrática. Es igualmente difícil para el gobierno federal, ya que los políticos y los responsables políticos del gobierno federal luchan por mantener sus puestos. Por supuesto, en algún momento empezaste porque querías que el mundo, tu país o tu empresa fueran más ecológicos, más democráticos o más fuertes económicamente. Sin embargo, muchos en el gobierno federal pierden de vista lo esencial debido a objetivos económicos o pecuniarios (es decir: dinero). La gente tiende a sentirse cómoda y a adaptarse.

Aquí, cada uno debe cuestionarse y tomar conscientemente una decisión por sí mismo. ¿Hago mi trabajo sólo por dinero? ¿O lo hago porque me satisface y quiero contribuir a la sostenibilidad y a un futuro seguro para mis hijos o nietos?

DESARROLLO SOSTENIBLE PARA NUESTRO PLANETA TIERRA

Los jefes asalariados o los propietarios y accionistas que se han enriquecido suelen perder el contacto con la empresa. Salen, se convierten en filántropos, coleccionistas de arte o similares. Pocos empresarios no dan mucha importancia a los bienes y al estatus. Esta forma de mirar puede ser muy inspiradora. Porque si se ve el capital como una oportunidad, se pueden conseguir grandes cosas y apoyar el desarrollo sostenible.

“Da poder a una persona y conocerás su verdadero carácter”. Por muy locos que estén líderes como Elon Musk, también lo están por utilizar gran parte de su fortuna para proteger y optimizar el futuro de la humanidad. Eso es sostenibilidad: no financiar el próximo superyate, sino considerar si el dinero puede utilizarse para la sostenibilidad del medio ambiente y la naturaleza de nuestro planeta.

Los puestos de trabajo y sus sistemas de incentivos monetarios, como las primas y los incentivos, garantizan que los directores ejecutivos a menudo vean primero el dinero y no las increíbles oportunidades que podrían tener si la sostenibilidad fuera más importante para ellos. A menudo, en estos contextos se produce un desarrollo sostenible en la dirección equivocada, así como un desajuste de grandes talentos con motivaciones erróneas. No es que se nos permita juzgar lo que está mal y lo que está bien. Sin embargo, dado que este artículo trata de la sostenibilidad, podría ser correcto que -en términos de sostenibilidad- esté más “mal” que “bien”. No dude en darnos su opinión sobre la sostenibilidad en los comentarios.

BOLSA DE SOSTENIBILIDAD

Afortunadamente, hay esperanza en lo que respecta a la sostenibilidad: para 2023, la UE ha decidido que el nuevo Reglamento de Taxonomía de la UE dirigirá por decreto la sostenibilidad para los grandes inversores en la dirección de ESG, Sostenibilidad Medioambiental, Social y de Gobernanza. En otras palabras: a los ricos fondos de pensiones de este mundo ya no se les permite elegir con total libertad e independencia dónde invierten para que su dinero aumente potencialmente. No, tienen que asegurarse de que invierten el dinero principalmente en empresas ESG; en otras palabras, empresas que se preocupan por la sostenibilidad y pueden demostrarlo con hechos fehacientes.

Hoy en día, casi todas las empresas pueden obtener rápidamente la certificación de neutralidad climática. Por ejemplo, realizando determinados pagos compensatorios con los que se apoyan proyectos de protección del clima en otros lugares. Esto es bueno en principio, pero a menudo difícil de entender. Sin embargo, las grandes empresas pagan tantos millones que pueden invertirse en otra cosa. Por ejemplo, en reforestación o conservación marina. ¿No suena genial? ¡Sí! Pero, por supuesto, no debe ocurrir que estas empresas, al comprar o comerciar con certificados de CO2 o GreenCards, se conviertan de repente en ESG-compliant. La verdadera sostenibilidad significa que estas empresas también deben trastocar su propio negocio. Sostenibilidad significa preguntarse: ¿merece la pena lo que estoy haciendo?

Un empresario que hoy no podemos nombrar (una de las empresas familiares más antiguas del mundo) expuso una vez en un congreso privado que había investigado cuánto tiempo y si su negocio seguiría siendo relevante dentro de 20 años. El resultado: No, no lo es. Su solución es seguir conservando todo el tiempo posible sin causar ningún daño. Al mismo tiempo, utilizar los medios y las oportunidades para alcanzar nuevos objetivos de sostenibilidad con sostenibilidad. Por ejemplo, fundar una nueva empresa o adquirir acciones de empresas ecológicas de nueva creación o medianas empresas y apoyarlas con fondos líquidos. Darse cuenta de que el propio negocio, es decir, el cajero automático de la familia, ya no es sostenible ni viable de cara al futuro es una toma de conciencia dura y muy honesta. A la mayoría de la gente le gusta mirar hacia otro lado porque, para ser sinceros, es conveniente. Pero la comodidad y el planteamiento de “seguir como siempre” nunca han cambiado el mundo.

DEFINICIÓN DE SOSTENIBILIDAD

¿Es necesario o tiene sentido “cambiar el mundo”? Spoiler: Sí. La industrialización ha aportado cosas positivas a muchos de nosotros. Por ejemplo, calor, prosperidad, sistemas sanitarios y seguridad. Los humanos nos hemos adaptado y hemos evolucionado nosotros mismos, nuestro entorno y nuestras condiciones de vida. Así, una gran parte de la población disfruta hoy de los beneficios que ha traído consigo la industrialización. Eso es algo de lo que podemos estar orgullosos. Pero: las actitudes de “siempre ha sido así” y “no lo cambiaremos” no han ayudado. Eran los “locos”. Los que creían que podían inventar una bombilla, un automóvil, un fármaco, una vacuna, un producto químico o máquinas y tecnología.

Sostenibilidad significa pensar y cuestionarse de forma alocada, desvinculada de los motivos y, sobre todo, del dinero y la seguridad. El desarrollo sostenible significa atreverse a hacer algo, atreverse a pensar de forma diferente. Como dijo Steve Jobs en su momento: “Sólo aquellos que están lo suficientemente locos como para pensar que pueden cambiar el mundo son los que acaban cambiándolo”.

Nuestra tesis es: tenemos que cambiar el mundo. Con Futura, cambiaremos el sector del control de plagas y, con él, una industria de 30.000 millones. Del 99% de uso de la química al uso del 99% de Internet de las Cosas, SAAS y precognición de DATOS, combinados con métodos sensatos de prevención de plagas IPM. ¿Por qué? Porque podemos y así contribuimos a la sostenibilidad de nuestro planeta reduciendo masivamente los venenos en el medio ambiente (que, según estudios en exteriores, afectan a las plagas sólo en un 20% y a animales no objetivo como aves y zorros en un 80% – lea más sobre esto en nuestra entrada del blog “Rodenticidas contra ratas y ratones”). Porque podemos reducir de forma sostenible el balance de CO2 de nuestra industria, ya que las soluciones que ofrecemos hacen innecesarios los desplazamientos diarios en coche de un cliente a otro. Porque incorporamos dispositivos y soluciones IoT que realizan comprobaciones automáticamente. Con ello, dirigiremos el desarrollo sostenible del control de plagas y haremos que el mundo sea un poquito mejor, pero un poquito tangible y relevante para nosotros.

Todo el mundo tiene que lidiar con plagas. Por ejemplo, las plagas destruyen cada año millones de toneladas de alimentos que no se utilizan y hay que deshacerse de ellos. Controlamos las plagas de forma eficaz y sensata con soluciones tecnológicas, gestionando la salud humana y la protección de los alimentos. No obstante, nos aseguramos de que estos animales sean tratados con respeto.